miércoles, julio 19, 2006

Leyendas que surgen de la más preciada belleza

Cuenta una leyenda de Sevilla que este monumento emplazado sobre un lugar sagrado, fue construido con la intención de que llegase a tocar el mismo cielo. Alfonso X luchó por Sevilla solo para poder contemplar de cerca esta obra.
Cuentan las lenguas que la misma giralda está sostenida, no por cimientos, sino gracias a dos hermanas, Santa Justa y Santa Rufina. Estas fueron enterradas a los pies del minarete y se asegura que son ellas las que lo sostienen en pie.

No hay comentarios: