martes, noviembre 10, 2009

¡¡ Que no me toquen el diente !!

De todos es bien sabido que los dentistas para la mayoría de los mortales suelen provocar notable terror, yo personalmente cuanto menos contacto tenga con ellos mejor, es lo que vengo siguiendo desde que era una cria, es por eso por lo que ahora tendré ue verlos de forma muy continuada, para muy a mi pesar, y lo siento por todos aquellos que se dediquen a esta profesión, pero solo con el olor de la consulta, los ruiditos de ese aparato que se oye desde la sala de espera, y piensas la calamidad que estará pasando tu antecesor, y empiezas a imaginarte ese ruidito provocado por una intervención donde la protagonista eres tú ... no puedo, no puedo ... y lo siento de veras.

Pues ayer tocaba limpieza de boca, que no hay cosa más desagradable ... pero gracias que no fue para mi, sino para mi perra, que ya tocaba.

Mientras montaba a Samoa en el coche y conducía hasta el veterinario iba pensando en cómo le harían la limpieza bucal a un perro, seguramente no habría mucha diferencia de la que se realiza a las personas ... ja !! si no meda un infarto en la sala es de milagro, ni anestesia ni nada !! pinzas, instrumentos que lo más parecidos eran alicates ... y quitar el sarro suavemente ... para nada !! a golpes !! apresaban la placa y ... zas !! la arrancaban !! y solo de escribirlo me entra un esalofrio permanente por el cuerpo ... que horror ... y cómo raspaban el colmillo ...

Después de un desagradable desahogo, aquí termina mi agradable historia.


9 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Hola Isabel! Ya estoy de regreso!
Leí tu post, y estoy totalmente de acuerdo con vos, los odontólogos son buena gente, pero cuando más lejos, mejor.

Pobrecito tu perro, que mal lo debe haber pasado!!

BESOTES HERMOSA Y BUENA SEMANA!

Chasky dijo...

A mi me pasa igual, los dentistas cuanto más lejos mejor. A pesar de eso prefiero vencer el miedo que los tengo e ir una vez al año para prevenir.

Urkatu dijo...

ajaja a mi ni f ni fa el dentista, lo que no voy por pereza y porque no hay dinero jaja.

Pobrecita la perra, y no se movia de dolor?? se quedo quietecita?

Ais... me gusta el peluche con la caries jajja

S. dijo...

me está entrando unos escalofríos tremendos.No me imagino llevando a mi perro a hacerse eso,le tiene pánico al veterinario.

Thiago dijo...

jaja pobre, me duelen a mi ya las muelas de leerte, jajaja

Bezos

Cari, y muchas gracias por tu felicitacion... me hizo un montón de ilu.

en las nubes dijo...

siempre me encanto mi destista cnd era pequegna... tb es verdad que siempre he sidoo un poco rara... y dentro de nada sere tb ilegal aayyy
ya os conatare!!!

Nebulina dijo...

Odio a los dentistas. Aunque sean veterinarios xD
Un besazo!

Tawaki dijo...

Pues te habrás desahogado, pero a mí me has dejado un cuerpo...

Gaz dijo...

Qué miedo el dentista!
Ei no sé si te acuerdas de mí, pero he abierto otra vez blog, a ver qué tal me va. Pásate alguna vez no?
Un besote.

http://elaullidodelanada.blogspot.com/