sábado, enero 30, 2010

Amistades de todos los colores


Hoy estoy enfadada, muy enfadada y decepcionada, y es que acabas por darte cuenta que la mayoría de las personas no valoran la amistad, bueno … cuando les interesa sí, o cuando buscan algún beneficio … y es que a veces pienso que en muchas ocasiones he acabado por acercarme a las personas más despreciables que puedan existir, que no he sabido escoger a muchos de mis amigos bien … Pero supongo que eso ocurre siempre, unirte a gente que crees que son tus amigos, involucrarte con ello porque crees que merece la pena, perdonar e incluso pasar de hechos que no consideras correctos, simplemente por no ser problemática o por evitar mosqueos o enfados innecesarios que no sirven de mucho.


Igual de orgullo que siento por la amistad que tengo con muchos de mis amigos, también me siento defraudada con la amistad de otros. No puedo decir que estos sean muchos (por suerte), y que ha día de hoy, después de saber de lo que son capaces, pueda echarles de menos o sentirme triste, pero es verdad que no deja de molestarte que existan personas así, unos porque se dejan ser manipulados y separados de su gente, y otros por ser simplemente interesados.


Además estoy molesta sobre todo conmigo, por no haber cortado definitivamente aquella vez, por haber dado más oportunidades, y por no decir las cosas como las he llegado a pensar, por no tener la misma cara dura que muchos, y por no mandar a la mierda a algunos en el debido momento.


Bueno, que ya me he desahogado … el jueves que viene volveré a los monólogos a pasarlo divinamente con amigos de verdad.


10 comentarios:

VALENTIN dijo...

cariño, nunca es tarde para darnos cuenta de quienes son amigos de verdad y quienes quieren solo utilizarnos, mucha luz, paz y rden divino.
Un fuerte abrazo!!!

Isabel dijo...

tú lo has dicho valentín, menos mal que finalmente siempre acabamos dándonos cuenta, para bien o para mal.

Gaz dijo...

Lo que yo he notado en los últimos años es un pasotismo absoluto de aquellos que considsraba mis amigos más íntimos. Al final el pasotismo se me está pegando y es a mí al que le da pereza llamar a la gente.
No sé si serán cosas de de la edad, la crísis o las circunstancuias en general, pero yo cada vez me siento menos respaldado que antes.

Ana dijo...

Me pasó algo parecido, no hace mucho tiempo.
Lo mejor, es valorar aún mas, los que de verdad tenemos por amigos.

Besitos

Isabel dijo...

es el sentimiento individualista que tanto impera, ya no importan ni los amigos en la mayoría de los casos ...

Isabel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel dijo...

ana es verdad lo que dices, afortunadam ente existen algunos que si son verdaderos amigos

Polilla dijo...

Lo único que hay que agradecer a estos "falsos amigos" es que al darte la "puñalada" te hacen ver cuánto valen los buenos amigos de verdad, y, la relación con estos últimos se fortalece. Además, cuando te sientes traicionada por los "falsos", los verdaderos amigos son los que siempre te van a dar una palabra de apoyo y cariño incondicional. Vaya parrafada! Jajaja

Perdona, acabo de ver que me dejaste un comentario en mi blog hace tiempo, pero no contesté porque estaba de exámenes. ¡Gracias!

¡Hasta pronto!

SOMMER dijo...

Leñe, estás enfadada de coyons...

Son cosas que pasan. Los amigos van y vienen por nuestra vida. Sólo los de verdad se quedan...

Mercedes Pión dijo...

Amigos son pocos....conocidos muchos...aprende nena :)