jueves, julio 31, 2008

El deseo de todo

Cuando lo deseamos todo se hace difícil conservar lo que tenemos. Deseamos amor y cariño, dulces abrazos que te reciban en casa, cálidos besos que te despierten por las mañanas, ojos que te oigan, el calor que haga desear en un día de lluvía o frío no salir a la calle, sino quedarte en la cama acurrucados bajo las sábanas. Pero a la vez también deseamos libertad, esa libertad que nos permite vivir a nuestro aire, movernos por el mundo a nuestro antojo, decidir dónde quiero ir y con quién sin pensar nunca en nadie, sólo en ti, tu felicidad y tu bienestar.

Ayer conocí a un chico que a pesar de que acababa de conocerme no tuvo reparo en contarme toda su historia de amor, lo cierto es que hay gente que no necesita tiempo para consolidar una confianza mutua. Bueno, el chaval tenía novio desde hacía ya casi 4 años, lo quiere, le gusta sobre todo en la cama, pero por encima de todo lo necesita, no puede sentirse solo. Esta convencido de que su relación con este chico tarde o temprano acabará, esta seguro de que no es el amor de su vida. El desea libertad, vivir otros romances, conocer muchos hombres, y porqué no decirlo, también sexo. Me cuenta sus terribles broncas, sus continuas rupturas, pero aún así no puede vivir sin su compañía. No está seguro de sus sentimientos, no sabe si está enamorado, si solo es costumbre y rutina en su vida, pero no quiere estar solo, es su única preocupación y de lo que de verdad está seguro, la soledad le atormenta.



Quizás sea un dilema más que común, parece que cada vez son más los que desean un compañero que nos aporte todo lo que conyeva una relación, todos esos bonitos y románticos sentimientos, pero a la vez deseamos tener esa libertad para poder seguir conociendo gente, tener nuevas experiencias. Lo deseamos todo, y a veces todo no es posible, parece que nunca seremos felices entonces, siempre habrá algo que nos falte.
Quizás algunos seamos demasiado jóvenes para las nuevas tendencias que surgen, y al intentar introducirnos en estas, acabamos desbordados por dos bandos.

5 comentarios:

Loren dijo...

que dificil son en ocasiones controlar los sentimientos, reconocerlos, saber que es lo que nos quieren decir, verdad????
Bueno, el tiempo al final todo lo pondra en su sitio. Tu, disfruta.

Zara dijo...

Es cierto, siempre queremos lo que no podemos tener. Se dice que ser feliz no es tener lo que se desea, sino desear lo que se tiene.
Xaop, besos.

Sheila dijo...

la soledad mala consejera... como estar con alguien que no amas solo por el hecho de no quedarte sol@?????

en las nubes dijo...

el amor..ayyy hay que saber diferenciar amor de dependencia, y eso a veces sólo lo separa una delgada linea... pues eso..el amor que complicado es!!!

besos:D

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

En resumidas cuentas la soledad no es tan mala. Una vez la aceptes y estes segur@ de que estas agusto al cien por cien contigo mism@, tener o no tener pareja no es algo primordial en tu vida.

Y te lo digo yo, que después de muchos chascos llevo un tiempo soltero... ¡¡y es lo mejor!!

Aunque también hay que reconocer que hay gente que no es capaz de estar sola.

Pero también hay que darse cuenta, que con o sin pareja, al fin y al cabo, la única persona que te queda y que tienes y a quien debes cuidar y mimar por encima de todo, eres tú mism@.

No por ello serás alguien egoista.

Al menos eso creo yo :S


Pues nada, que me alegro que te haya gustado mi blog ^_^
Ya me pasaré yo de vez en cuando por aquí a ver que escribes jejeje
Y prometo que en cuanto pueda.... ¡me leo todas las entradas que escribiste!! (ahora no que son las 3:49 de la madrugada y como que no son horas jejeje)

Un saludo!! ^_^